Novedades

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Melatonina frente al Cáncer de Pancreas PUBLICADO EN 'CELL BIOLOGY AND TOXICOLOGY' La melatonina protege a las células del páncreas frente al cáncer Un estudio del Grupo de Investigación de Fisiología Celular de la Universidad de Extremadura demuestra que la melatonina induce la muerte de las células malignas al tiempo que protege a las sanas.

 Cultivo de células tumorales pancreáticas AR42J. / UEx
La melatonina, hormona producida por la glándula pineal, contribuye a regular nuestro ritmo biológico, ayudando, por ejemplo, a conciliar el sueño. Pero sus efectos benéficos van aún más lejos. Investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura (UEx) han demostrado que la acción de la melatonina mejora la funcionalidad de las células sanas del páncreas cuando éstas son atacadas por sustancias prooxidantes, como el peróxido de hidrógeno, o en situaciones en las que sufren estrés oxidativo.

Ya en un estudio previo, estos mismos expertos del grupo Fisiología Celular (FICELL) de la UEx habían observado el efecto deletéreo que produce la melatonina en las células tumorales del páncreas, favoreciendo la muerte de las células malignas. Así lo demostraron los experimentos realizados en la línea tumoral celular AR42J.

“Observamos entonces que la melatonina, a unas concentraciones farmacológicas con un rango desde 10 μM hasta 1 mM, inducía muerte celular en líneas tumorales pancreáticas”, afirma Antonio González Mateos, investigador de la UEx. “Sin embargo, no conocíamos el impacto que esa misma concentración podía tener en las células sanas del páncreas. Por ello, iniciamos experimentos con células de páncreas de ratón y los resultados han sido muy prometedores, ya que esas mismas concentraciones de melatonina tienen al mismo tiempo un efecto protector sobre las células sanas”.

Este efecto protector se traduce en una reducción de aquellas agresiones que generan estrés oxidativo, relacionado con el inicio de posibles procesos inflamatorios y degeneraciones celulares, que pueden dar lugar a alteraciones en el funcionamiento de la glándula, incluyendo el desarrollo de tumores. Los ensayos también han confirmado esta relación en el caso de la pancreatitis.

Células pancréaticas estrelladas

“El páncreas, en su función exocrina, se encarga de la síntesis y liberación de enzimas, como por ejemplo la amilasa pancreática. Estas enzimas participan en la digestión de los alimentos en el intestino y la pancreatitis puede ser la consecuencia de una alteración en su secreción, que desencadene una posible 'autodigestión' por estas enzimas. Es muy importante, por tanto, la protección que hemos encontrado que ejerce la melatonina en estos casos”, señala Patricia Santofimia Castaño, investigadora del grupo FICELL, que ha realizado su tesis precisamente sobre los efectos de la melatonina en las células sanas del páncreas exocrino.

En esta misma línea, el equipo ha estudiado la acción de la melatonina sobre las células pancreáticas estrelladas, responsables de la fibrogénesis en este tejido. Diversos estudios han señalado que, con su crecimiento y el desarrollo de tejido conectivo, este tipo celular facilita el crecimiento tumoral una vez que se ha instaurado, protegiendo las células malignas contra la radiación y los agentes quimioterápicos. Los resultados demuestran que la melatonina, en estudios in vitro, ralentiza la velocidad de crecimiento de este tipo celular.

Por tanto, la melatonina no sólo induce la muerte de células tumorales en el páncreas, sino que también protege a las células sanas frente al estrés oxidativo y previene de cambios mayores, que podrían ser la base de procesos inflamatorios o cancerosos en el páncreas exocrino.

Webs Relaccionadas

Cell Biology and Toxicology (2015); doi: 10.1007/s10565-015-9297-6

Tags:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
En esta ocasión les muestro un estudio que demuestra la importancia de la Medicina Ortomolecular en la práctica Clinica Reciente estudio randomizado a doble ciego publicado que confirma que el aporte oral de Coenzima Q 10 disminuye la falla cardiaca y mejora la supervivencia en nuestros pacientes con insuficiencia cardiaca estadio 3-4 de la NYHA. En la practica ortomolecular hace años venimos usando estas dosis de Q 10 en pacientes con este perfil con las consecuentes mejorías clínicas, y en ocasiones se había mencionado que la Q 10 apenas se absorbía, y en este caso, queda claro que no es  asi, pues estos pacientes en su mayoría ancianos, que de por si tienen peor condición digestiva por su edad y por las patologías de base; sin embargo mejoraron fehacientemente, esto demuestra que la medicina Ortomolecular es importante pues si vamos a las recomendaciones diarias de Q 10 a penas están dispuestas teniendo en cuenta que nuestro organismo es capaz de sintetizarla, lo que pasa es que no siempre en relación con nuestras necesidades y estos son los casos.

La Coenzima Q 10 actúa potenciando la síntesis energética a nivel mitocondrial y el miocardiocito es la célula que con mucho presenta mayor densidad mitocondrial, de tal manera que es la mas agradecida a este beneficio, otra célula que suele agradecer este aporte es la neurona y por ende en los pacientes con cuadros demenciales mixtos o en las patologías mitocondriales neurológicas, se convierte en excelente herramienta clínica. Ojo la depleción de Q10 esta relacionada con las patologías hepato renales, el envejecimiento y el uso de estatinas, ademas podríamos utilizar sinérgicamente D Ribosa, L Carnitina y Taurina, como última herramienta interesante PQQ, y con ellas todos los insuficientes cardiacos mejoran ostensiblemente, la bioquímica lo explica, la clínica ortomolecular aplicada lo evidencia. 

Coenzyme Q10 supplementation reduces HF admissions and improves survival: Q-SYMBIO

MAY 31, 2013 Michael O'Riordan

Lisbon, Portugal - In a study bound to be scrutinized when it is finally published, the Q-SYMBIOrandomized, controlled, double-blind clinical trial garnered a fair deal of attention this past week when investigators reported excellent clinical outcomes in chronic heart failure patients treated with coenzyme Q10 (CoQ10).

Metabolic modulation and energetic manipulation in the failing heart is the next frontier of heart-failure management. I want this stuff to work.

Presenting the study at Heart Failure Congress 2013 of the European Society of Cardiology Heart Failure Association, lead investigator Dr Svend Aage Mortensen (Copenhagen University Hospital, Denmark) reported that, at two years, major adverse cardiovascular events (MACE), a composite of unplanned hospitalization due to worsening heart failure, cardiovascular death, and the need for urgent cardiac transplantation and mechanical support, occurred in 14% of patients treated with CoQ10 compared with 25% of patients who received a placebo, a statistically significant difference (p=0.003). All-cause mortality was also significantly lower in the CoQ10-treated patients, with 9% dying compared with 17% in the placebo arm (p=0.01).

In addition to these outcomes, the Q-SYMBIO investigators reported that cardiovascular mortality and admissions for heart failure were significantly lower in those who received CoQ10. In their conclusions, the researchers stated that "CoQ10 should be considered as a part of the maintenance therapy of patients with chronic heart failure."


Yellow light: Go slow, caution urged

Some, however, considered the recommendations to alter clinical practice on the basis of this 420-patient clinical trial premature. Dr Sanjay Kaul (Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles), for example, said he wants to reserve judgment on the data until they have stood up against the scrutiny of the peer-review process. He noted that the mortality data were first presented at the meeting of the International Coenzyme Q10 Association last November, but these are yet to be published.

"Clinicians should view implausibly large treatment effects observed in small underpowered trials with skepticism, as they are seldom replicated in subsequently conducted large controlled trials," Kaul toldheartwire. "The examples of vesnarinone in heart failure, [glucose-insulin-potassium] GIK post-STEMI, and perioperative beta-blockers in high-risk vascular surgery quickly come to mind. None of the impressive preliminary results could be replicated. If a finding appears to be 'too good to be true,' it usually is."

One curiosity that also needs to be addressed, added Kaul, is why the Q-SYMBIO trial took more than 10 years to complete. The trial design was first published in 2003. heartwire asked Mortensen to comment on the study and the results, but he declined, saying he wants to wait until after the study is published to discuss the findings.


What other treatments were they taking?

CoQ10 is an antioxidant involved in cellular-energy production. It is postulated that heart-failure patients, who have a measurable deficiency in CoQ10, would benefit from receiving the supplement.

The Q-SYMBIO study included 202 patients randomized to CoQ10 and 218 patients randomized to placebo. All patients included in the study had moderate to severe heart failure (NYHA class 3 or 4) and were receiving "current" pharmacologic therapy. Patients had an average ejection fraction of 31%, and the average age was 62 years. Within three months of treatment, investigators observed a trend toward lower levels of N-terminal pro-B-type natriuretic peptide (NT-proBNP). The clinical improvements in MACE were observed after two years of receiving 100 mg of CoQ10 three times daily compared with those who received the placebo. In addition, 44% of those who received CoQ10 had an improvement in NYHA class compared with 45% of those who received placebo (p=0.047).

Still, even with all the relevant information, Kao said the trial needs to be replicated in a larger cohort. To substantiate any claims of mortality reduction, the next trial, if Q-SYMBIO stands up once published, would need to include several thousand patients at least.

"I think this is a fascinating area," Kao told heartwire. "Metabolic modulation and energetic manipulation in the failing heart is the next frontier of heart-failure management. I want this stuff to work. The CoQ10 story has been murky, and there just isn't quite enough information available on this trial yet to know how to interpret it."

The study was funded by the International Coenzyme Q10 Association, as well as Kaneka and Pharma Nord, maker of products that contain CoQ10. Kaul and Kao report no conflicts of interest related to the study.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Los descubrimientos de la penicilina y de la estructura parcial del ADN y el hallazgo de las especies reactivas de oxígeno y su implicancia en el envejecimiento y en la génesis de múltiples patologías fueron los tres grandes hitos de la biología en la medicina durante el siglo pasado. Precisamente, uno de los investigadores que llevo a cabo las especies reactivas de oxígeno, el bioquímico premio Nobel Linus Pauling (en la imagen), fue la primera persona que en los años 70 mencionó por primera vez el concepto de la medicina ortomolecular.

 Pauling fue dos veces Premio Nobel. Una vez de Química (1954) y otra de la Paz (1962). Sin embargo, se enfrentó a no ser médico, algo que no estaba bien visto en aquella época, por lo que no fue bien recibido por los facultativos de entonces. Falleció a los 93 años después de haber estado luchando contra una insuficiencia renal y un cáncer de próstata, a los que había combatido con los nutracéuticos, de los que había dicho que su error era “no haberlos conocido antes”.  

Además  de Pauling, Abram Hoffer y Humphry Osmond también utilizaron la medicina ortomolecular para tratar sus pacientes psiquiátricos esquizofrénicos, obteniendo excelentes resultados publicados.

Hace más de una década, en 2002, se realizó una revisión en recuerdo a Linus Pauling. En ella, se encontraron cerca de 50 enfermedades genéticas asociadas a déficit enzimáticos que podrían ser remediadas total o parcialmente con el aporte de dosis ortomoleculares de vitaminas. (Am J Clin Nutr, 2002,75: 616 a 668).

Desde este momento hasta la fecha,  la medicina ortomolecular ha evolucionado mucho de la mano de excelentes profesionales de la salud. Entre ellos, se encuentra el Dr. Efrain Olszewer, quien fue conferenciante en dos ocasiones junto a Linus Pauling. Desde su profunda formación clínica y cardiológica ha dado un impulso sin parangón a la medicina ortomolecular y ha sido uno de nuestros grandes mentores. En el presente año miembros del Centro de Formación Integrativa para la Salud (CFIS) compartimos ponencias con él en el Congreso Mundial de Ortomolecular celebrado en Sao Paulo, en Brasil.

En la actualidad, Olszewer da soporte y avala los programas de formación en España de CFIS a través de la Fundación de apoyo al estudio de la salud (FAPES) y de la Asociación Brasilera de Medicina Ortomolecular (AMBO).

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La génesis siempre es el principio de todo. En este articulo vamos a hablar sobre la correlación una enfermedad cualquiera, y la medicina y nutrición ortomolecular. De entrada,en la génesis de una enfermedad concreta se produce siempre la siguiente correlación que representamos a continuación en esta infografía.  Mientras la medicina convencional está enfocada a tratar los daños estructurales, en la medicina ortomolecular, sin embargo, buscamos datos desde la biofísica a las alteraciones estructurales. Por este motivo, es fundamental establecer la noción de que la medicina ortomolecular no está destinada para el tratamiento de pacientes con patologías agudas. A pesar de esta afirmación cabe destacar que existen reseñas actules que apuntan a cubrir también este espectro (en lo que a tratamientos de infusión por vía venosa de nutraceúticos), ya que se han obtenido resultados empíricos excelentes. Eso sí, aún en fase inicial y sin el contraste metodológico necesario.

En la siguiente infografía podemos ver para qué serviría tanto la medicina alopática como la medicina ortomolecular.

 

De esta manera, la medicina ortomolecular llega a realizar tratamientos integrales, considerando todas las variables posibles, tal y como reprensentamos en este tercer gráfico:

¿Quieres saber más de ella? Consulta la página del Centro de Formación Integrativa para la Salud. 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
En la evolución de la medicina, la medicina molecular es un eslabón más. Su manejo adecuado da una profundidad sin fin a la valoración y terapéutica médica.    Los estudios investigativos bioquímicos clínicos son llevados a cabo utilizando la medicina molecular. En cada momento, estos dan paso a la generación de fármacos, que interrumpen vías metabólicas en aras de lograr corregir síntomas o signos clínicos de múltiples patologías.
Medicina molecular. Estas vías son modulables respetando la biología humana, pero esta parte no interesa a la industria farmacéutica, porque los elementos con los cuales se generan estas modulaciones no son patentables, sabemos que las Vitaminas, Minerales, Oligoelementos, Ácidos grasos, Aminoácidos, no se les puede adjudicar “dueño” como se le ha hecho a las estatinas para tratar los valores de colesterol.
 
Esto, por un lado limita la disponibilidad de recursos para grandes estudios en medicina molecular, siendo un punto de crítica desde la medicina ortodoxa, y a su vez sirve para sesgar información a los médicos en formación y en ejercicio.
 
Debemos destacar que para ejercer con profundidad la medicina molecular es interesante manejar la medicina clínica y la farmacología. Además, en esencia, para ampliar la capacidad resolutiva y de manejo  de nuestros pacientes hay momentos en que debemos usar las herramientas farmacológicas y biológicas a la vez. Siempre con el fin de generar corrección de las condiciones fisiopatológicas, sin generar daño orgánico, y esto sólo lo logramos siendo conocedores a fondo de la condición de nuestro paciente y usando dosis pequeñas de fármacos cuando estos lo ameriten. 

Menú Rápido

Contactar

Centro de Formación Integrativo para la Salud - CFIS

Tel.: 688 97 22 92

C/ Alonso de Castro,1 - Local 204

La Laguna - Tenerife - España

Email: info@cfis.es